4. Pintura: Desde el fondo hasta el primer plano (2)

14,033 visitas
ClipStudioOfficial

ClipStudioOfficial

1. Orilla del río

■ Pinceladas generales


Selecciono el Pincel de punta redonda, ajusto su opacidad a un valor de 60 % a 70 % y pinto las piedras y la vegetación de ambos lados del río.


Pintar y definir correctamente las piedras y la hierba mientras tratamos de mantener la imagen equilibrada puede llegar a ser todo un reto.

A pesar de que la luz está impactando de lleno esta parte del primer plano, si detallamos demasiado los elementos circundantes al puente, ya no destacaría tanto, así que, en lugar de eso, detallo solo algunas de las piedras y briznas.


Ahora, teniendo en cuenta cómo la luz está iluminando la hierba, sombreo las piedras cercanas al río.

También dibujo distintos tipos de briznas para evitar monotonía.


Asimismo, y por el mismo motivo, voy variando tanto el tamaño como la posición de las piedras.


De momento, me centro en seguir dándole forma a la imagen general. Ya daré los últimos retoques por aquí más tarde.



■ Acabado del follaje


Con la orilla terminada, toca entrar en detalles.

La línea que divide las piedras de la hierba es demasiado uniforme, así que pinto algunas piedras más entre las briznas para que la escena luzca más natural.


Dibujar las briznas una por una nos ayuda a controlar mejor el contraste entre las luces y las sombras, aunque también resulta arriesgado, ya que detallarlas demasiado puede cambiar drásticamente el resultado final de la ilustración. Por eso sugiero mezclar la hierba con su alrededor en lugar de dibujarla con extrema precisión.


Una vez que he pintado los detalles necesarios, agrego algo de brillo en algunas de las hojas y piedras, seguido de una revisión general de la imagen.


2. Toques finales

■ Detalles del follaje en primer plano


Ahora nos centraremos en el acabado de la hierba que hay en el primer plano. Dado que no es uno de los elementos clave de la imagen, no es necesario dedicarle mucho tiempo.

La fuente de luz aquí es difusa y atraviesa el cielo, así que uso un azul blanquecino pálido para pintar las partes donde impacta la luz solar.


Al igual que hice con la hierba del río, dibujo tanto hojas alargadas como redondeadas, alternando entre ambas para lograr una mayor variedad.

En lugar de tirar de la imaginación, las dibujo tomando como referencia fotografías reales para darle más realismo.



■ Detalles de la superficie del agua


Ya hemos terminado con la orilla del río, así que ahora agregaremos los detalles finales a su superficie.

Podríamos darla prácticamente por terminada tal y como está, pero voy a añadir algunas ligeras fluctuaciones en los lugares donde es necesario, además de salpicaduras en el desnivel del cauce.


No debemos incluir demasiados detalles en la superficie del río, pues si lo hiciésemos, perderíamos parte de la acuosa transparencia del agua. En ocasiones como esta, es mejor dejar que reine la pintura base.

Recuerde que puede crear una capa aparte y pintar en ella los detalles si necesita encontrar el equilibrio exacto. Esto le permitirá corregir fácilmente cualquier posible fallo.


3. Pintura del puente

Ahora sí, ha llegado el turno del puente. Primero terminaremos la pintura base.


Ajusto la opacidad del Pincel de punta redondeada al 30 % y añado varias piedras alternando entre tonos marrones y blancos para conseguir una mayor diversidad.

Si alguna de las piedras no encaja del todo bien, pareciendo más bien flotar, uso la herramienta [Cuentagotas] para seleccionar los colores circundantes y mezclarlos con el color de la piedra. Esto sirve para hacer que los elementos combinen mejor con los que están a su alrededor.

(En el apartado 4 de la 2.ª parte de esta serie de tutoriales explicamos más sobre este tema).


Tras completar la pintura base, vamos a pintar los huecos que han quedado entre las piedras. Primero, selecciono con la herramienta [Cuentagotas] un color para el sombreado. Después, ajusto la opacidad del Pincel de punta redonda al 50 % y delineo las piedras.

De nuevo, para evitar monotonía, dibujo las piedras con ciertas características que las distingan, como distintos relieves o huecos entre ellas de diferentes tamaños.


Me fijo en fotografías reales para dibujar los detalles.

Generalmente, suelo empezar pintando todo con tonos pálidos. Después, conforme voy trabajando en la imagen general, voy dando mayor profundidad a las sombras y a los colores.

Disfruto mucho pintando mampostería, es mi tema favorito, por lo que me gusta pintar incluso los huecos que hay entre cada una de las piedras; pero si lo considera demasiado complejo o innecesario, siempre puede aplicar directamente texturas o usar materiales de CLIP STUDIO ASSETS en su lugar. Una de las cosas más importantes a la hora de dibujar es pasárselo bien, así que use el método que más le guste.


Tras darle color a los huecos y a las sombras, llega el turno de los brillos.

Intento resaltar el relieve desigual de las piedras dándoles algo de brillo, aunque con moderación.

Para ello, reviso de nuevo la imagen en su conjunto para decidir dónde conviene colocarlos.


Y con esto, damos por terminado el puente.


En la próxima parte nos centraremos en el acabado general.

Comentario

Artículos relacionados

Nuevo

Últimas publicaciones en Oficial